Espondiloartritis Axial

La espondiloartritis es una familia variada de enfermedades reumáticas diferentes pero interrelacionadas entre sí, ya que comparten una serie de síntomas y de mecanismos precipitantes de la enfermedad y de respuesta a los tratamientos. Además, estas patologías se asocian frecuentemente al marcador genético HLA-B27. En Europa, las espondiloartritis tienen prevalencia en aproximadamente entre un 0,3 y 1,8% de la población, lo que supone al menos medio millón de pacientes en España.

Este tipo de patologías son más frecuentes en varones jóvenes, siendo la edad de inicio anterior a los 30 años.

Dentro de la familia de las espondiloartritis se encuentran actualmente tanto la Espondiloartritis Axial como la Artritis Psoriásica, además de las artritis reactivas a infecciones y las artritis relacionadas con la enfermedad inflamatoria del intestino.

Dentro de la Espondiloartritis Axial podemos diferenciar actualmente dos estadios de la enfermedad: uno de ellos más inicial y precoz, denominado Espondiloartritis Axial No Radiográfica, y otro más avanzado llamado Espondilitis Anquilosante

espondilitis anquilosante

La Espondilitis Anquilosante es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta fundamentalmente a las articulaciones de la columna espinal y a las articulaciones sacroilíacas, es decir, la zona de unión de la columna con las caderas. También se puede inflamar la entesis (el punto de unión del tendón con el ligamento al hueso), siendo típico en el talón o la rodilla y cursando con dolor intenso y limitante. La Espondilitis Anquilosante es la más frecuente de todas las Espondiloartritis.

Los pacientes con Espondilitis Anquilosante ya muestran alteraciones en la radiografía a nivel espinal y/o sacroilíacas. Conforme progresa la enfermedad, existen 4 fases de afectación de las articulaciones sacroilíacas.

 

Conoce más sobre esta enfermedad aquí:

Espondiloartritis Axial no Radiográfica

Las personas con Espondiloartritis Axial No Radiográfica pueden presentar signos y síntomas similares a la Espondilitis Anquilosante, incluyendo dolor crónico lumbar y pérdida funcional, aunque, como su nombre indica, aún no muestran alteraciones radiográficas que señalen un daño en la estructura ósea. Al no presentar alteraciones en la radiografía, el diagnóstico es más complejo y puede alargarse durante un largo periodo de tiempo.

Para intentar mejorar el diagnóstico en casos de sospecha de Espondiloartritis Axial, se ha incorporado la resonancia magnética nuclear para la valoración de las articulaciones. Este tipo de prueba permite determinar si hay inflamación de las articulaciones sacroilíacas, las cuales en algunos de los casos se ven afectadas inicialmente en la evolución de la enfermedad. De esta forma, la resonancia magnética nuclear permite el diagnóstico precoz en determinados casos (solo se detecta en aproximadamente el 50% de los pacientes).

Hasta no hace mucho, el retraso en el diagnóstico de la Espondiloartritis Axial era de hasta 8 años, pero, gracias a diversos programas de diagnóstico precoz de esta patología, como el programa Esperanza, se ha conseguido un gran avance, reduciendo el periodo a menos de 2 años.

Recientemente, se ha comprobado que entre el 5 y el 10% de los casos de Espondiloartritis Axial No Radiográfica puede evolucionar a Espondilitis Anquilosante. Además, este porcentaje se eleva al 20% en los casos en los que se observa una inflamación importante en la resonancia de las sacroilíacas.

Aunque existe una mayor actividad inflamatoria en la Espondiloartritis Axial que en la Espondiloartritis Axial No Radiográfica, las dos formas de la enfermedad son muy similares en cuanto a las manifestaciones de la enfermedad.

TRATAMIENTO NO FARMACOLÓGICO:

Es de vital importancia llevar a cabo un tratamiento no medicamentoso, adoptando unos hábitos de vida saludable, realizando ejercicio físico y manteniendo bajo control los factores de riesgo cardiovasculares: tensión arterial, niveles en sangre de colesterol y glucosa y no fumar.

Los hábitos saludables están directamente relacionados con el buen control de la Espondiloartritis Axial. Entre estos hábitos están: la dieta, evitar el tabaco y el alcohol y mantener a raya el sobrepeso y el estrés.

DIETA:

Es muy importante llevar una dieta equilibrada y baja en calorías, evitando alimentos altos en colesterol (carnes procesadas, bollería industrial, snacks, etc.) y que sea rica en frutas, verduras, pescado y legumbres. Esto puede ayudarnos a equilibrar nuestro peso y mantener el colesterol a raya.

En definitiva, lo más recomendable es llevar una dieta mediterránea hipocalórica y evitar las comidas con exceso de sal.

TABACO Y ALCOHOL:

Según los últimos estudios, el tabaco se asocia a un mayor avance de la enfermedad, favoreciendo la progresión de la anquilosis en la columna, y a una peor respuesta del paciente a los tratamientos.

Adicionalmente, el tabaco provoca un mayor riesgo cardiovascular y es cancerígeno. Por todo ello, es muy recomendable dejar de fumar.

En cuanto al alcohol, resulta muy perjudicial, ya que empeora el hígado graso y contraindica el uso de los tratamientos que pueden afectar al hígado.

OBESIDAD

El control del peso reduce el riesgo cardiaco y ayuda a controlar los factores de riesgo cardiovascular: reduce la tensión arterial, el colesterol y los niveles de glucemia. Adicionalmente, mejora la respuesta del paciente al tratamiento y es clave para mantener la inflamación bajo control y para evitar sobrecargas en articulaciones como las rodillas o las caderas.

ESTRÉS

Se ha demostrado que el estrés está asociado con la aparición de brotes de dolor. Para evitarlo, es recomendable realizar ejercicio físico de forma regular, llevar a cabo prácticas de relajación y meditación y disfrutar del tiempo libre con familiares y amigos.

Además, es importante tener en cuenta que el ejercicio y el deporte son un pilar básico del tratamiento de la Espondiloartritis Axial. Descubre aquí los tipos de ejercicios recomendados y sus beneficios para el control de la enfermedad.

Puedes ampliar toda la información en Espondiloapedia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies